Inicio Actualidad El picudo rojo sigue su ataque a las palmeras de la plaza...

El picudo rojo sigue su ataque a las palmeras de la plaza de Fariñas

0
1028
Ya empiezan a verse palmeras sin hojas en el Fariñas.

El picudo rojo está dañando de nuevo a las palmeras de la plaza de Fariñas. Hace diez años ya provocaron un tremendo desastre por toda la ciudad y sus alrededores y fue necesario desarrollar un tratamiento para frenar su ataque. Lo que se hizo entonces resultó un éxito y las palmeras recuperaron su aspecto pero ahora vuelve a verse la copa sin hojas.

Este insecto vive a costa de las palmeras, es decir, se alimenta literalmente de ellas, las debilita y finalmente las mata si no son correctamente tratadas.

Las hembras ponen los huevos escondidos en heridas no selladas de la palmera o entre las bases de las hojas. De los huevos eclosionan las larvas, que pueden alcanzar los cinco centímetros de largo y viven en el interior del tronco y en las bases de las palmeras. Cuando estas larvas alcanzan su última fase elaboran un capullo de color marrón hecho con las fibras de la propia palmera en el interior del cual se transforman en pupas, y, posteriormente, en escarabajos adultos.

Los adultos son de color rojo con las alas rayadas en negro, la cabeza acaba en pico, su longitud oscila entre dos y cinco centímetros y se suelen encontrar detrás de las bases de las hojas.

Rápida reproducción

El picudo necesita de tres a cuatro meses para completar el ciclo de huevo a adulto, por lo que se pueden esperar al menos tres generaciones anuales. Si se tiene en cuenta que la hembra puede poner entre 300 y 400 huevos, la capacidad reproductiva y por tanto de colonización de este insecto es enorme.

Dentro de una palmera se producen varias generaciones de picudo rojo, por lo que en cualquier época del año se pueden encontrar individuos en cada una de las fases de desarrollo del insecto: huevo, larva, pupa (capullo) y adulto.

Si no se realiza ningún tipo de tratamiento o control, en todos los casos los daños ocasionados por el ataque del picudo rojo conducen a la muerte de la palmera afectada dada la elevada población que la coloniza.

Estos daños son producidos fundamentalmente a las larvas que se alojan en el interior de la palmera y se alimentan de los tejidos más tiernos, mientras que los adultos son los encargados de dispersar la especie y colonizar nuevos territorios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here