Inicio Actualidad La Línea cumple su 42ª peregrinación extraordinaria ante la Virgen del Rocío

La Línea cumple su 42ª peregrinación extraordinaria ante la Virgen del Rocío

0
241
Imagen del 12 de octubre de 1980.

La Hermandad del Rocío de La Línea celebra este viernes 12 de octubre a la una de la tarde su cuadragésima segunda peregrinación extraordinaria ante la Virgen, seis de ellas en la iglesia de la Asunción de Almonte y el resto en la ermita de la aldea marismeña.

Los rocieros linenses, muchos de los cuales se desplazan hoy hasta El Rocío, asistirán a la misa oficiada por Francisco Roldán en el santuario y cantada por el coro de la Hermandad, que lo hace de forma ininterrumpida desde 1986.

Salida de la misa en la ermita en 1995.

La peregrinación anual al santuario fue marcada por las reglas de la Hermandad para el 12 de octubre de cada año. En la primera etapa, cuando La Línea todavía no tenía casa hermandad, se pidió ayuda a la madrina Triana, a Bollullos del Condado y a Jerez para que cedieran la suya a los linenses.

La primera visita de La Línea fue en 1977, año en el que la Virgen estaba en Almonte, por lo que la primera misa de la Hermandad en la ermita fue al año siguiente, 1978, ya con el Simpecado bendecido. En aquel año de 1977, el hermano mayor, Emilio de Villar Martínez, entregó al presidente de la Hermandad Matriz una cruz en oro, plata dorada, perlas y turquesas naturales confeccionada por Juan Borrero y Francisco López. La Virgen la luce en la parte derecha de su saya.

Aquella primera misa en Almonte fue oficiada por el sacerdote Serafín Prieto Arena, primer director espiritual que tuvo la Hermandad. Luego han sido muchos los sacerdotes que se han dirigido a los presentes en tan magno acontecimiento. Miguel Moreno, Diego Sánchez, Agustín Borrell, Juan Valenzuela, Carlos Pérez y Francisco Roldán, entre otros, han tenido la oportunidad de presidir la celebración en la ermita marismeña ante cientos de linenses.

La Línea ha sido fiel a su cita anual y lo ha hecho siempre con una demostración clara de su devoción rociera. Cientos de linenses no rocieros han acompañado a la Hermandad en este día tan señalado y luego, tras la misa, se han reunido en la casa para un rato de convivencia.

Después de aquella primera misa de 1977, La  Línea ha vuelto a la iglesia de la Asunción en la villa de Almonte otras cinco veces, en 1984, 1991, 1998, 2005 y 2012. Lo hará de nuevo en 2019, cuando la Virgen se encuentre en la parroquia en un año especial para el mundo rociero porque será cuando de verdad se celebre el centenario de la coronación canónica.

Momentos previos a la salida hacia la ermita en octubre de 1986.

El coro y el camino

La primera vez que la misa de octubre fue cantada por el coro de la Hermandad fue en 1986. Desde entonces, nunca han faltado las coplas linenses para exaltar a la Virgen del Rocío. Incluso se crearon plegarias dedicadas a un día tan especial, como María bendita, compuesta para el coro por Antonio Carmona y estrenada en 2002.

Hasta 1992, los linenses iban directamente desde La Línea al Rocío por carretera. En 1992 se decidió empezar el camino por el coto de Doñana. Ya había habido una avanzadilla de un grupo de linenses en 1987 y los dos años posteriores que caminaron con Cádiz pero en 1992 se dio el paso y La Línea  anduvo por el coto para cumplimentar su cita anual con la Señora.

El primer año se hizo con solo una noche en el coto. La dureza de la experiencia hizo que al año siguiente se ampliara una jornada más. Muchos peregrinos lo habían pasado tan mal que era aconsejable hacerlo en tres días. Pero años después se volvió a una sola noche por orden de los responsables del coto de Doñana. Finalmente, debido a razones de seguridad, se acabó con este camino. La Hermandad no se conformó y consiguió años después que al menos se hiciera en noviembre con una experiencia que ha resultado del agrado de quienes la han llevado a cabo.

Hoy día, La Línea sigue viviendo con devoción la cita anual del 12 de octubre, a la que acuden muchas asociaciones de la ciudad.  Es, con mucho, el acontecimiento que desplaza a un mayor número de linenses fuera de la ciudad. En 2017 se cumplieron cuarenta años de la primera misa de octubre y este año, por tanto, se cumplirán también cuarenta de la primera visita de peregrinación a la ermita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here