Inicio Actualidad El Estadio Municipal cumple hoy 49 años

El Estadio Municipal cumple hoy 49 años

0
838
Imagen del estadio el día de la inauguración.

El Estadio Municipal Linense cumple hoy cuarenta y nueve años de historia. Fue inaugurado con el nombre de José Antonio Elola junto a la ciudad deportiva Francisco Franco dentro un proyecto global exagerado para una ciudad que luego no ha podido mantenerlo. El aforo del graderío superaba los 21.000 espectadores cuando era utilizado en toda su integridad.

Fiel reflejo del descuido de la ciudad, su ubicación exige medidas más acordes con los tiempos pero los rifirrafes políticos también han tenido su efecto perjudicial en la conservación del recinto.

El cierre de la frontera y la necesidad de que La Línea fuera un vistoso escaparate empujaron a Francisco Franco a levantar una enorme mole de cemento llamada entonces Estadio Municipal José Antonio. Era la segunda mitad de la década de los sesenta y La Línea se resignaba a marchas forzadas a perder el beneficio económico y laboral de su relación con la colonia. A cambio, el Estadio y el parque forestal fueron la reacción española a las consecuencias del cierre de la Verja y casi un intento de compensar a los linenses aunque el paso de los años ha demostrado que no fueron más que un nuevo problema para la ciudad.

Los letreros de la empresa Corsan pasaron a resultar familiares. Los linenses, sobre todo los aficionados al fútbol, se estaban quedando con la única ilusión de disponer de un campo de gran envergadura capaz de acoger acontecimientos futbolísticos de alto nivel, como así sucedió.

El segundo partido internacional jugado en La Línea.

Grandes equipos y rutilantes estrellas

El 15 de octubre de 1969 fue la inauguración del Estadio. La selección (dirigida por Kubala y con Gento, Gárate, Gaztelu, Velázquez, Pirri, Amancio…) venció 6-0 a Finlandia en encuentro de la fase previa del Mundial de México-70 aunque el choque ya no tenía interés porque España había perdido todas las opciones de clasificarse. Cuatro días después, la Balona saltó al césped en encuentro oficial por primera vez para enfrentarse al Cádiz en partido de Tercera. Al final, 1-1 con un gol de Cáceres que pasó a la historia como el primero que anotaba la Balona en su nuevo campo.

La utilización del campo ha resultado muy anecdótica. Mientras el equipo local, la Balona, no ha pasado de dos ascensos (Hellín y Tudelano), dos salvaciones y tres hitos coperos (Athletic Club, Cádiz y Sevilla), por el Estadio Municipal Linense ha desfilado la mayoría de los grandes equipos del mundo (Real Madrid, Barcelona, Palmeiras, Inter de Milán, Lazio, Bayern Munich, Liverpool, PSV, Valencia, Deportivo de La Coruña, Nottingham Forest, Anderlecht, Ujpest Dosza, Hadjuk de Split, Dukla, Sarajevo, Estrella Roja, Peñarol, Nacional, Atlético de Madrid, Eintracht, Borussia Dortmund, selección olímpica de Hungría, Dinamo de Tiflis, selección nacional de la Unión Soviética) y grandes jugadores como Ronaldo, Butragueño, Michel, Juanito, Oblak, Claramunt, Romario, Guardiola, Surjak, Shilton, Blokhin, Shengelia, Dassaev, Jongbloed, Hugo Sánchez, Gordillo, Buyo, Banega, Perisic, Dembele, Reus, Gotze, Castro… El otro gran acontecimiento fue el 7 de junio de 1984, cuando la España de Miguel Muñoz jugó un encuentro de preparación ante Yugoslavia con vistas a la Eurocopa de Francia.

También han ocupado los banquillos entrenadores de la talla de Di Stéfano, Cruyff, Van Gaal, Del Bosque, Kubala, Miguel Muñoz, Pavic, Caparrós o Luis Aragonés.

Con independencia de los espectáculos eminentemente deportivos, el Estadio Municipal ha dado cabida a atracciones como las carreras de motos sobre ceniza o las actuaciones musicales de Julio Iglesias, Alejandro Sanz, Ricky Martin, Chayanne, Isabel Pantoja, Triana o Alameda sin olvidar las multitudinarias asambleas de los Testigos de Jehová o la elección de Mister España.

Lo que se dice llenarse, se llenó exclusivamente el día de la inauguración. No obstante, en la mente de todos están impresionantes entradas de público como el Balona-Alicante de la promoción para la permanencia en 1975 o aquellos Balona-Algeciras aparte del entradón del Balona-Hellín que supuso el 30 de junio de 1999 el retorno a la Segunda B. La presencia de grandes equipos también llevó mucha gente al Estadio.

Aspecto actual con las gradas supletorias en tribuna.

La aluminosis en 1992

Con el paso del tiempo, aquella mole sufrió las consecuencia de la aluminosis. En la temporada 91-92 hubo que jugar un partido en el campo anexo A y también fue necesario un trabajo importante para resolver el problema. Pocos años después fue colocado el tartán en las pistas de atletismo. En 2009 se cambió el césped por uno sintético. También se quiso hacer un estadio nuevo, pero el proyecto quedó nada por las controversias políticas tan dañinas para este pueblo.

Hoy día, el Estadio Municipal tiene mucha mayor utilización que antes. Es sede de entidades deportivas y asociaciones sociales y sus características permiten incluso albergar la posibilidad de que la Balona disponga de una sede en condiciones y que haya opciones de otro uso de ocio y recreo si se aprovechan sus alrededores.

El cambio de césped, de nuevo natural, permite desde hace dos años la celebración de partidos de relieve, como la presencia en poco tiempo de Inter de Milán, PSV Eindhoven, Borussia Dortmund o Dinamo de Bucarest entre otros muchos equipos de solera internacional.

De todas formas, el recinto en sí presenta un deterioro significativo. La Balona no puede hacer más de lo que hace. Dos fondos de gol inutilizados desde hace muchos años, una tribuna desgastada, una preferencia desangelada y unos aledaños en lamentable estado son las características actuales del Estadio. Y, ahora, el problema de la visera que obliga a los espectadores a situarse en la parte baja del graderío en asientos provisionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here